Ultimas imágenes del naufragio

Publicado: 29 julio, 2007 en The Doors

Registra el primer concierto de la última gira con Morrison, un show mágico y caótico. Fue el 10 de abril de 1970, en Boston. Sale en un álbum triple.

Una instantánea de la banda en el epicentro de su turbulenta travesía". Aunque la frase de Ray Manzarek, tecladista de The Doors, sea más una gélida definición que un recuerdo de vida, es cierto. Se refiere al show que dio la mítica banda en Boston, un año antes de la muerte de Jim Morrison (que ocurrió el 3 de julio de 1971). Y, también, al disco en vivo que registra ese concierto y que, recién ahora, se edita internacionalmente en un álbum triple: The Doors, Live at Boston.

"Adolf Hitler todavía está vivo. Me acosté con ella anoche", bromea "Jimbo" (como Jim pide a su público que lo llame), con un poco de ironía y otro poco de tímida incorrección. Es antes de empezar uno de sus famosos temas: Light My Fire, en una versión larga y mechada con otras canciones, justo a mitad de una de las dos presentaciones que hizo The Doors la noche del 10 de abril de 1970. Y que capturó este disco, claro.

Más allá del mérito musical (y como suele suceder en muchos registros "vivos"), el logro de este cd es decididamente testimonial: da cuenta del caos y la gloria en esta presentación en Boston Arena, que es la primera del tour presentación de Morrison Hotel (en la última gira de The Doors con el cantante). Y también es la primera, luego de un largo "recreo forzado" que se tuvo que tomar la banda por escándalos varios (Jim había sido acusado de exhibición obscena en Miami y los papis lo veían como una pésima y peligrosa influencia para sus hijos). Aquí aparece la figura protagónica de Morrison, con sus raptos de lucidez -y también los de incongruencia–: como cuando entona como un frenético poseso, grita y, finalmente, hace lo que mejor le sale: cantar. Aunque a veces uno se confunda a Jim con su diferentes alter egos, como Val Kilmer (protagonista de la biopic sobre The Doors) y Ian Astbury, que lo "reemplazó" en la gira que los trajo a la Argentina, y viceversa.

"Tal vez sólo estaba fingiendo que estaba arruinado", arriesga Krieger sobre Morrison en el booklet de Live at Boston. Y admite que "la gente quería tener la chance de ver un show horrible pero también la posibilidad de presenciar la magia". Y aquí es donde está el valor del disco:Live… (un álbum "nuevo" después de tanta recopilación de temas ya editados) es una sucesión de blues psicodélicos con excelente sonido, donde sobresale el trabajo del ingeniero y productor Bruce Botnick, que trabajó antes con The Doors y también con la banda Love (co-produjo junto a Arthur Lee el tercero de este grupo: el genial Forever Changes).

A exactos 40 años del primer disco de The Doors, la banda (o lo que queda de ella, con una baja y Krieger y Manzarek enfrentados al baterista John Densmore) abre el cofre de los recuerdos y permite una mirada retrospectiva en este disco, donde hay mucho parlamento de Morrison y donde se destacan algunos de sus mejores temas: Roadhouse Blues, When the Music’s Over, y la encantadora Alabama Song.

Fuente: clarin.com

 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s